^ Regresar Arriba.
  • 1 Artículo 1
    La Juventud Comunista de México es una organización juvenil de masas, autónoma, combativa y revolucionaria que agrupa a todos los jóvenes, que independientemente de sus distintas experiencias de lucha, están dispuestos a cambiar este país, tributario del imperialismo...
  • 2 Artículo 2
    La Juventud Comunista de México es una organización independiente del poder público, de los explotadores y del imperialismo, pero que ha aceptado por la decisión unánime de sus miembros la orientación ideológica y política del Partido de los Comunistas...
  • 3 Artículo 3
    Los objetivos fundamentales de la organización son: reconquistar la independencia nacional y recuperar la soberanía de nuestro pueblo; abolir la dictadura neoliberal y con ella la explotación capitalista; contribuir a la revolución y a la construcción del socialismo...
  • 4 Artículo 4
    Relevante importancia tiene para la Juventud Comunista de México la lucha por los derechos históricos y concretos de la juventud de México y del mundo aunque sabe que solo se alcanzaran plenamente en el socialismo...
  • 5 El lema:
    ¡Sólo en el socialismo otro mundo es posible!
baner

Enlaces

Sindicato Emancipador Revolucionario de Obreros de san Bruno

La fundación de esta fabrica se da en 1852 en los terrenos de la antigua hacienda de La Pedreguera relativamente distante de lo que en aquel entonces era la ciudad de Xalapa, la fabrica fue administrada por los diferentes dueños de la hacienda hasta que en 1889 fue adquirida por Benito Gómez Farias quien a su vez se lo vendió a Zaldo Hermanos y cia quien a su vez adquirió la empresa “La purisima”

A pesar de ser una empresa pequeña era bastante rendidora, debido sobre todo a las condiciones de explotación que sufrían los obreros que se veían forzados a rendir en jornadas de 14 a 15 horas diarias. En 1908 se conforman como la Unión Fraternal de Obreros que de inmediato hace llegar sus peticiones a los patrones: disminución de la jornada de trabajo a 8 horas diarias, acabar con el maltrato que sufrían los trabajadores y el aumento de salario… peticiones que la intransigente administración encuentra inaceptables, procediendo a despedir a los dirigentes obreros que se las hacen llagar, de esta formas las peticiones se convirtieron en exigencias: estallo la huelga.

 

Las demandas obreras no eran ya solo económicas, si no que exigían la restitución de sus compañeros despedidos, la huelga duro seis meses durante los cuales no solamente lograron solidaridad económica y política de diferentes organizaciones obreras en la ciudad, si no que repercutió en todo el estado. A pesar de ello la empresa se mostro intransigente y ante la imposibilidad de acabar con la huelga pidieron apoyo a las fuerzas represivas del estado que actuaron como se esperaba que actuaran: con una brutal represión y el exilio de los líderes obreros a Quintana Roo.

 

Para evitar esto se repitiera la empresa contrato a un grupo de esquiroles  poblanos quienes implementan un clima de terror en la fábrica, todo aquello los obreros se ven obligados a soportar para no perder sus puestos de trabajo.

A pesar de la represión estatal y patronal los obreros continúan consolidando su organización y durante los años de la revolución logran conformarse como Sindicato Emancipador Revolucionario de Obreros de San Bruno y decidiendo que sus objetivos eran dos: numero uno luchar para el mejoramiento de las condiciones de vida de sus afiliados y organizar a los trabajadores asalariados de la zona, Trabajo que da frutos y permite que en 1919 organicen en Primer Congreso Obrero de la región así como la conformación de la Federación de Obreros de Xalapa bajo al dirección del sindicato de San Bruno.

Esta nueva organización se une a la CROM y siguiendo su estrategia impulsaron la creación de comités agrarios para la repartición de tierras, así se confirman las organizaciones campesinas dentro de las haciendas de Las Animas, Tezonapa, Almolonga y la Concepcion y en las poblaciones de Chiltoyac, Rafael Lucio, Naolinco y Banderilla. Estos comités agrarios solicitan la dotación de tierras que poco a poco les fueron entregadas, el trabajo de este sindicato repercute en beneficios a los campesinos de los alrededores de Xalapa, por no mencionar a los obreros, muchos de ellos ex campesinos que habían cambiado el machete por el telar. Entre las tierras ocupadas están las del Molino de San Roque y la hacienda de Lucas Martin, tierras que son entregadas a los obreros del sindicato, muchos de los cuales dedican parte de su tiempo libre a trabajar la tierra.

De 1920 a 1924 sus relaciones con Tejeda son inmejorables, siendo parte fundamental de sus políticas sociales en favor de los obreros y campesinos, siendo que frecuentemente estaban a la vanguardia de la lucha de clases en el estado participando como guerrilleros obreros en la rebelión delahuertista.

El día 28 de Agosto de 1924, siendo las 9 de la mañana penetraron en grupos armados por varios lugares de la congregación las hordas comandadas por los criminales cabecillas, Cruz Arenas, Miguel Ángel Alarcón y David Franzoni, con el  fin de asaltar la Fábrica y segar la vida de los compañeros que se habían distinguido defendiendo siempre el derecho de clase, creyendo que con esta hazaña terminaría el Movimiento Obrero de este lugar. Este hecho de crueldad se convertiría en un símbolo del movimiento obrero, a partir de ahí cada 28 de agosto los obreros lo convierten en un símbolo de resistencia ante la violencia patronal y estatal.

 

En 1927 trabajando codo a codo con la Liga Agraria de Veracruz, incorporada a su vez con la Liga Nacional Campesina  inician con la estrategia de la “línea roja” lo que permite que en 1927 los obreros decidan integrarse al Partido Comunista de México, en consecuencia participan en el Bloque Obrero y Campesino, frente de masas del PCM que apoyo la candidatura a la presidencia de Pedro Rodriguez Triana al mismo tiempo que continúan con la organización de los comité agrarios en las cercanías de Xalapa, sobre todo en San Miguel, Banderilla, Chilotoyac, La Gloria, Cardel, etc.

Todo esto lleva a un enfrentamiento con la CROM, para ese momento el Sindicato Emancipador Revolucionario de Obreros de San Bruno trabaja ya dentro con los objetivos y las estrategias de la Confederación Sindical Unitaria de México, expresión sindical del PCM, la lucha se da por la imposición de una Ley Federal de Trabajo, la CSUM se da a la tarea de unir a los obreros para luchar por sus derechos, llevando a cabo actos de huelga de brazos caídos, ante esto la CROM decide expulsar dentro de los sindicatos que controla a todo obrero comunista o simpatizante de sus ideas lo cual lleva al rompimiento con la CROM y a la organización de la Federación Sindicalista de la Región Xalapeña siendo además de los obreros de San Bruno integrado por los sindicatos de molineras y las desmanchadoras de café quienes se comprometen a luchar por la causa obrera.

Inicia así un periodo de persecución y cacería de brujas hacia el PCM a nivel nacional, muchos de sus dirigentes caen en prisión, son asesinados o se ven forzados a la clandestinidad o el exilio, en un intento del gobierno federal para destruir todo movimiento obrero disidente proclama una ley de Trabajo que señalaba los “derechos de la industria y las obligaciones de los trabajadores”

 

Los obreros de San Bruno continúan a pesar de ellos luchando por la causa de los trabajadores siendo la CROM y el movimiento clerical sus principales enemigos, mediante amenazas y amenazas pretenden desintegrar el sindicato sin embargo el alto nivel de conciencia de clase y organización obrera les impiden lograr sus objetivos, fue en estas condiciones donde logran que 27 obreros traicionen a sus compañeros y a cambio de vergonzosos sobornos pretenden acabar con el sindicato, esto ocasiona el repudio hacia esos obreros de los vecinos y trabajadores de San Bruno, estos obreros renegados con el apoyo de la CROM se dedican a actuar como esquiroles y llevando actos de violencia contra el sindicato provocando su expulsión de la fabrica y el sindicato, situación aprovechada por los cromistas para arremeter contra el sindicato pretendiendo destruirlo, Tejeda que tenía una deuda con los obreros de San Bruno pero se encontraba dentro de los lineamientos del gobierno Federal decide no resolver el problema, si no aplazarlo, su solución es que los 27 provocadores se reintegren a sus puestos de trabajo a condiciones que la CROM deje te atacar a los obreros de San Bruno.

Este clima se recrudece cuando en 1930 durante la toma de poder de Pascual Ortiz Rubio sufre un atentado que lo deja hospitalizado, este hecho es aprovechado por Plutarco Elias Calles para aumentar la represión al movimiento comunista: se hacen arrestos a nivel nacional, aumentan los asesinatos y los exilios, en el caso concreto de Xalapa son arrestados los dirigentes de la Federación Sindicalista de la Región Xalapeña así como el envió de un contingente de soldados enviados para introducir el terror entre los obreros y apoyar a los 27 esquiroles de la CROM.

Son en estos meses cuando en la lucha por excarcelar a sus dirigentes y compañeros secuestrados por l estado los esquiroles apoyados por la CROM, el ejército y la policía inician un clima de terror atacando a los obreros con impunidad, sin embargo logran la solidaridad de diferentes organizaciones obreras y campesinas en el estado lo cual permite que tras dos meses de lucha los obreros secuestrados sean liberados y se reintegren a su planta de trabajo.

 

Así llego el primero de mayo de 1930 donde se dio una doble celebración en la ciudad: una la oficial, la de cromistas, la de apoyo al gobierno y la otra la de los obreros de San Bruno que lanzando hurras a la construcción del socialismo en la Unión Soviética y dando mueras al fascismo y el imperialismo, a pesar de las provocaciones de la CROM y de la policía la marcha termina sin incidentes, sin embargo en ese mismo día pero en el distrito federal son arrestados 16 comunistas entre ellos el muralista David Alfaro Siqueiros lo que provoca que el 22 de mayo las Juventudes Comunistas de México organicen un mitin en el parque Juárez, mitin que es fuertemente reprimido siendo arrestados  varios miembros de las juventudes comunistas y sindicalistas de San Bruno, lo cual ante las imposibilidades de ser liberados se declaran en huelga de hambre.

Las presiones de los miembros de la JCM y los sindicalistas de San Bruno permiten que a sus compañeros les sea concedida la libertad condicional.

Poco a poco los cromistas al quedarse sin argumentos para destruir el sindicato pasan a la ofensiva total, primero pretenden que se despidan a 60 obreros comunistas para sustituirlos por “obreros organizados” de la CROM, al fracasar su estrategia pasan a la confrontación violenta, así de manifestaciones donde alegremente se cantaban la internacional pasaron a violentos ataques de los cromistas ante el apoyo de soldados y policías asesinando al obrero comunista Artemio Cruz, así cualquier posibilidad de unidad obrera se rompe y los enfrentamientos violentos se dan cada vez más seguido.

Ante esto se aumenta la agitación y propaganda en la ciudad, en octubre durante una marcha recordando la revolución bolchevique son expulsados del centro de la ciudad por la policía, sin embargo la propaganda callejera aumenta lo cual despierta la simpatía de una parte importante de la población xalapeña que ve con buenos ojos la destrucción del gobierno capitalista del PNR y la conformación de un gobierno obrero, campesino popular que propugna el PCM y los sindicalistas de san Bruno.

Ante esto el gobierno tejedista estatal y el gobierno de Ortiz Rubio deciden que tenían que acabar con el sindicato por cualquier medio, así durante el subsecretario de guerra Pablo Quiroga ordena allanar los domicilios de los comunistas de Xalapa en general y de San Bruno en particular, siendo con estos la más cruel represión llevándose a varios de ellos presos, al mismo tiempo, para tensar las relaciones obrero-campesinas de la región son asesinados varios campesinos por miembros de la policía.

 

La situación para los militantes comunistas era muy complicada, en toda la región por cualquier motivo eran perseguidos y detenidos arbitrariamente, acusándolos de alterar “el orden” de la ciudad, a principios de marzo de 1931 una explosión en la catedral xalapeña fue el pretexto para un nuevo cateo en las casas de los obreros así como arrestos de varios de sus líderes.

La bomba, que tenía que ver con el problema clerical del que nada tenían que ver los comunistas fue el pretexto que emplearon los aparatos ideológicos y represivos del estado para destruir las actividades comunistas, principalmente las que se daban entre la clase obrera.

Al mismo tiempo, los efectos de la crisis económica de 1929 se daban en el país, a consecuencia de la sobreproducción de la industria textil y una ley federal de trabajo, calificada por los obreros de San Bruno como una ley fascista por que respondía únicamente a las necesidades de los patrones, no de los trabajadores, ante esto los obreros de san Bruno y el PCM logran aglutinar a campesinos, estudiantes, maestros, panaderos, constructores y organizaciones feministas para formar el Congreso Permanente de los Desocupados, que mediante asambleas periódicas  y presión al gobierno logran comedores públicos y entrega de tierra mediante la acción campesina.

Sin embargo el problema de la ley federal de trabajo continuaba, amparándose en esta ley los fallos continuos en contra de los obreros, criminalizando toda actividad organizativa entre ellos, así se decide la conformación del Frente Único de Lucha Contra la Ley del Trabajo conformado por numerosos sindicatos, incluso algunos pertenecientes a la CROM que desafiando a sus dirigentes se unen para luchar por los intereses proletarios, la columna del frente por supuesto son los sindicatos pertenecientes a la CSUM y entre estos a la vanguardia se encuentran los obreros de san Bruno. Así es como inicia la lucha contra el estado contra su arbitraje en favor de la burguesía, afirmando que los únicos que pueden arbitrar son los obreros ya que ellos son los que creaban la riqueza.

En estas condiciones es que las fábricas textiles declaran una suspensión de labores, esto evidentemente afectaba las condiciones de vida de los obreros de san Bruno, ya que al disminuir la producción disminuía también las horas de trabajo, la paga o incluso procedían los despidos.

 

Fue así que el 18 de marzo de 1931 los obreros marchan exigiendo el respeto a sus puestos de trabajo, enarbolando banderas rojas y cantando la internacional se encuentran con un contingente de la policía e inicia un enfrentamiento, los comunistas al darse cuenta de la embocada se expanden sobre los solares y entre el campo se enfrentan a la policía con tácticas de guerrilla, logrando derrotar a las fuerzas policiacas, sin embargo resulta con dos obreros muertos y varios heridos, algunos de gravedad, ante esta situación el jefe de la policía ordena refuerzos para patrullar las calles de San Bruno así como traer obreros del dique para emplearlos como una fuerza urbana paramilitar, todo esto para neutralizar a los comunistas de san Bruno, que el 20 de marzo entierran a sus compañeros en medio de una manifestación fuertemente vigilada por elementos policiacos así como fuerzas irregulares de obreros cromistas de las fabricas de “El Dique” y “Las Puentes”  al mismo tiempo que aparecían estas fuerzas represivas el inicia toda una campaña de propaganda para demonizar a los comunistas entre la población xalapeña, más aun, trayendo pistoleros de fuera de la ciudad para sembrar terror entre la población civil, de la cual una parte importante simpatizaba con los obreros para  mediante la violencia y la intimidación dejara de dar apoyo moral y material a los sindicalistas.

Como respuesta a este clima de terror los obreros de san Bruno el 02 de mayo cierran las puertas de la fábrica a los obreros cromistas lo que provoca que varios sindicatos afiliados a la CROM inicien un hostigamiento legal pidiendo el encarcelamiento y expulsión de la ciudad de los sindicalistas comunistas acusándolos del “clima de anarquía en Xalapa” los comunistas se mantienen firmes en su posición: no permitir el desmembramiento de su sindicato  ni permitir que la CROM intervenga  dentro de su vida interna, ante esto el día 20 de mayo los obreros que salian del segundo turno de la fabrica son tiroteados por pistoleros que afortunadamente no trajo consecuencias graves. Pocos días después, el día 26 del mismo mes, un nuevo enfrentamiento con la policía ocurre, siendo derrotados la policía se retira pero llevándose detenidos a algunos obreros.

A pesar de toda la violencia y la propaganda en su contra los obreros están convencidos de algo: no pueden ni quieren pertenecer a la CROM, a una central sindical cuya lucha no es por los obreros, si no por los burgueses, que busca perpetuar un sistema de opresión y explotación para su clase.

Finalmente el conflicto se aplaza una vez más, se decide aceptar a los obreros cromistas, excepto a 4, lideres entre los esquiroles que además son parte importante de la estructura de violencia y delación contra los obreros comunistas. ¿Cómo se llega a esta situación? Tejeda a pesar de su discurso de izquierda apoyaba a la CROM en los hechos y se niega a entrevistarse con los obreros de San Bruno, estos viendo violada su autonomía interna y revelándose Tejeda como un agente de la burguesía que imponía esquiroles cromistas dentro del sindicato comunista deciden ampararse contra la resolución del gobernador.

A pesar de que el juez acepta el amparo el día 28 de mayo por la tarde se presenta el  inspector de la policía para advertirles a los obreros que al día siguiente deben de aceptar a los cronistas dentro de la producción, la mañana del 29 aparecen los cromistas custodiados por el ejército, sin embargo fallan en su propósito de entrar a la fabrica ya que son vencidos por la resistencia de los obreros y de las mujeres del centro femenil “Rosa Luxemburgo”

Se entablaron pláticas, las posiciones eran las mismas, los sindicalistas revolucionarios se niegan a permitir que la CROM haga imposiciones dentro de su vida sindical, los cromistas quieren destruir el sindicalismo independiente y los dueños de la fábrica quieren parar la producción.

 

Los obreros comunistas sin embargo ganan los debates, logrando salvar la producción y sus puestos de trabajo, esta victoria legal es ampliamente difundida en el país a través de la CSUM y el periódico “El Machete” convirtiéndose en un símbolo a lo largo del país de la resistencia obrera.

Ante esto Tejeda se rinde, como no puede dividir el sindicato mediante esquiroles, no puede acabarlo mediante la legalidad, ni el hostigamiento ni la propaganda anticomunista ordena al general Damián L Rodríguez que dirija un ataque del ejército contra el sindicato para controlar a los “arrebatos comunistas” así atacan la fabrica un dos de julio de 1932, durante una manifestación masacran a las fuerzas obreras y se llevan a otros cuarenta detenidos al distrito federal, incluyendo al escritor y filosofo José Revueltas, algunos logran regresar a San Bruno, el resto terminan exiliados en las Islas Marías.

La empresa ante esto refuerza su ataque legal contra el sindicato y empleando a un ex comunista de nombre Roberto Celis proclaman un nuevo sindicato con él y el resto de los esquiroles.

El sindicato debilitado no puede evitar entonces que el día 19 unos 500 soldados entren a la fabrica y arresten a los dirigentes comunistas, terminando esto el general Rodríguez da un discurso donde impone un nuevo comité ejecutivo sindical dirigido por Roberto Celis como secretario general acompañado por el comité estatal del Partido Nacional Revolucionario, partido que posteriormente cambiaria su nombre por Partido Revolucionario Institucional quienes acudían a San Bruno, afirmando que defendían a sus agremiados que eran mayoría, los obreros no pueden hacer nada al respecto y ante las bayonetas de 500 militares ven impotentes cómo sus líderes son llevados fuera de la fabrica. Esa misma noche sucede el ataque del ejército contra la población: golpizas aleatorias, destrucción de viviendas, acoso permanente que duraría años para pretender acabar con la ideología comunista. Al día siguiente Rodríguez acude a la fábrica y obliga a los obreros a firmar su salida del CSUM e ingresar al PNR. La presencia del ejército resguardando la fabrica y las calles de San Bruno duraría años.

El sindicato se disolvió, los lideres que no terminaron asesinados, presos o exiliados en las islas marías se vieron forzados a la clandestinidad, la lucha comunista continuo años en Xalapa y entre los obreros de San Bruno, sin embargo, como sindicato comunista independiente sus días habían terminado.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Numero uno: la burguesía, empleando al estado es capaz de violar sus propias leyes si así le conviene, rompiendo con el estado de derecho e imponiéndose mediante la violencia.

Numero dos: las organizaciones obreras independientes ayer y hoy serán atacadas mediante los medios de comunicación, se les estigmatizara y se pretenderá presentarlas como anarquistas, peligrosa y desestabilizadoras de la sociedad-

Numero tres: que ayer y hoy la lucha social en México se reduce a la lucha de clases, la contradicción capital-trabajo nos lleva a buscar una nueva vida más digna no se da a través de las victorias, si no superando las derrotas, que la frase del Che Guevara “de derrota en derrota hasta la victoria final” es cierta para los sindicalistas de san Bruno de los años 30´s como para nosotros, renunciar a la lucha es renunciar a la vida. Lo que debemos de hacer es convertir esta derrota en una victoria, aprender de su ejemplo, no renunciar a una vida digna, organizarnos para que en esta fábrica, donde tantas tragedias se dieron en el pasado si estos obreros se levantaran puedan decir orgullosos que la lucha no termino con su muerte, que sus nietos y bisnietos, biológicos o ideológicos son dignos herederos del Sindicato Emancipador Revolucionario de Obreros de San Bruno.

Copyright © 2013. OPENMINT Rights Reserved.


Facebook twitter flicker skype youtube digg