¡Bronco Traidor, encerraste al profesor!

BroncowaveEl miércoles siete de julio se convocó nuevamente a una movilización en apoyo al magisterio en Monterrey, las atípicas movilizaciones masivas han sido cada vez más numerosas y gracias a ello han tenido un apoyo fuerte por parte de la sociedad civil, no así de los medios de comunicación que ha tratado de diezmarlos mediante el desacredito y bajo divisiones, recientemente en una revista electrónica, de esas que nadie lee y que es financiada por el erario público, se empezó a rumorar sobre la conciliación del Gobernador del Estado de Nuevo León Jaime Rodríguez con el magisterio, naturalmente las publicaciones eran encaminadas a desmovilizar ya que desde la semana pasada ha habido actividad en las calles hasta el punto de que uno de los profesores llego a estar en huelga de hambre.

 

El día miércoles mediante actos de hostilidad, el Estado impidió de verdad el libre tránsito, peatones, automovilistas y demás habitantes no pudieron circular por el primer cuadro de Monterrey pues si bien la marcha estaba preparada para las seis de la tarde, desde las cuatro de la tarde se empezaron a instalar vallas y autobuses privados para bloquear las arterias, se tenía lista una caballería detrás de esos autobuses listas para cualquier evento, esa es la verdadera cara de conciliación del bronco.

El magisterio junto con las organizaciones independientes y el pueblo en general  salieron valientemente a expresarse en las calles mediante el legítimo derecho a la resistencia civil y pacífica, mediante las artimañas más fascistas en cada una de las cuadras había decenas de policías antimotines esperando cualquier oportunidad para reprimir, puesto que a su vez se detectaron a varios reventadores que mediante gritos llamaban al enfrentamiento y a romper el cerco de manera irresponsable llegando en algunos casos “romperlo” obviamente con la  pasividad de la policía. La organización del magisterio hizo posible que no se cediera ante estas presiones pues además de ello tuvieron que lidiar con os diferentes drones que el estado utilizó para intimidar al contingente.

Los más de 10,000 maestros y maestras se dividieron en varias marchas pues esa fue la función del Estado, hacerlos ver como desorganizados y anárquicos, no obstante, no esperaban que los mismos se reagruparan en la macro plaza haciendo un mitin de protesta y celebrando la victoria de no haberse disipado aún y con las artimañas desmoralizantes del gobierno “independiente” que llego hasta el punto de instalar un sonido para hacer sonar música cuando el magisterio estaba con el micrófono abierto, a última hora llego el último contingente que estaba más lejos pero que pudo reagruparse dando un ejemplo al Estado de que no es fácil quebrar un movimiento legítimo y que es necesaria una abrogación inmediata de la reforma educativa.